X
Este sitio web utiliza cookies de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
 Imagen previa a la intervención. El casco antiguo cayó en el olvido y el cruce deshilachado y con una cierta pendiente que siempre había hecho las veces de plaza mayor, presidida por una pequeña iglesia y rodeada por algunos graneros históricos, se convirtió en un mero aparcamiento al aire libre sin ningún poder de convocatoria entre los residentes locales y los visitantes. © Fernando Menis

ANTES

Imágenes  (12)

DESPUÉS
 

descripción

estado anterior

Como tantos otros pueblos alpinos, Bürchen sufrió un declive económico durante la segunda mitad del siglo XX. Las explotaciones forestales y los aserraderos artesanales, parte importante de su actividad tradicional, perdieron fuelle con el descenso de la demanda de madera y la concentración de la oferta en manos de grandes productores industriales. Para hacer frente a esta situación, el pueblo intentó sacar provecho de su privilegiada situación, en la vertiente sur del valle de Visp, y de las atractivas montañas que lo rodean. Durante décadas, el Ayuntamiento obtuvo buena parte de sus ingresos de las licencias de obra concedidas a segundas residencias para veraneantes. Como consecuencia, se produjo un crecimiento estacional de población flotante y una considerable extensión del suelo urbano y las infraestructuras municipales que le prestan servicio, aunque no aumentaron ni el empleo ni la cantidad de contribuyentes entre sus poco más de setecientos habitantes empadronados. El casco antiguo cayó en el olvido y el cruce deshilachado y con una cierta pendiente que siempre había hecho las veces de plaza mayor, presidido por una pequeña iglesia y rodeado por algunos graneros históricos, se convirtió en un mero aparcamiento al aire libre sin ningún poder de convocatoria entre los residentes locales y los visitantes.

objeto de la intervención

En 2015, el consistorio convocó un concurso internacional de renovación urbana estructurado en varias fases. La primera de ellas, dotada con una partida presupuestaria que apenas superaba los cien mil euros, tenía que devolver al cruce su condición de plaza mayor. Era necesario que recuperara su condición de lugar de encuentro, que pudiera acoger conciertos, eventos y celebraciones para catalizar el espíritu comunitario de los vecinos, atraer el interés de los visitantes y promover la interacción social de ambos. Además, el uso de madera autóctona en el mobiliario urbano debía usar la visibilidad del casco antiguo como escaparate para la promoción de este material y contribuir, así, al impulso de la manufactura local y a la reactivación económica de Bürchen.

descripción

Todos los vecinos se implicaron en un proceso participativo en el que se recogieron las principales necesidades que podía satisfacer el espacio y donde se votaron varias propuestas. La actuación resultante de este proceso comenzó por la restricción del acceso de vehículos en el cruce, que se convirtió en territorio exclusivo para peatones. El suelo se pavimentó con nuevos adoquines y, encima, se dispusieron cuatro bancos de geometrías complejas que abrazan el espacio ofreciéndole una grada sin entorpecer su versatilidad a la hora de acoger usos muy diversos. Algunos de ellos están acompañados de taludes plantados que absorben las pendientes de la plaza y le aportan un carácter más vegetal. Los bancos están hechos de bloques de madera maciza y, como no podía ser de otro modo, autóctona. Están provistos de lámparas LED y de un sistema de sensores de detección de movimiento que los activa selectivamente en función del grado de ocupación de la plaza.

valoración

Con la mejora de este espacio, el casco antiguo de Bürchen ha ganado un lugar emblemático que tan pronto resulta acogedor cotidianamente como útil para alojar encuentros y celebraciones excepcionales. A pesar de la contemporaneidad de su geometría, los bancos dignifican la tradición maderera local y promueven la recuperación de la manufactura autóctona. La satisfacción ante este resultado ha motivado que se pretenda seguir la misma estrategia en la reactivación de otros puntos, como zonas de descanso o miradores para excursionistas y esquiadores.

Comenta y vota la obra

Votaciones
Valor promedio: 4.3 / Votos: 3
 
Comentarios
Insertaremos tu valoración en la web lo antes posible. Para evitar abusos tu comentario será revisado por un moderador. Gracias por tu participación.
Escribe tu comentario »
Por favor, escribe el texto que se muestra en la imagen:
La actuación resultante del proceso participativo comenzó por la restricción del acceso de vehículos en el cruce, que se convirtió en territorio exclusivo para peatones. © Fernando Menis

ficha técnica

CIUDAD: Bürchen (758 habitantes)

PAÍS: Suiza

INICIO DEL PROYECTO: 2015

INICIO DE LAS OBRAS: 2015

FINAL DE LAS OBRAS: 2015

SUPERFICIE TOTAL: 610 m2

COSTE TOTAL: 107.970 €

WEB DE LA OBRA: menis.es/the-burchen-squ (...)

créditos

PROMOTOR:

Excmo. Ayuntamiento de Bürchen

AUTORES:

Fernando Menis

COLABORADORES:

Zuzana Tomeckova, Luca Spitoni, Beatriz Inglés (arquitectura bioclimática), José Antonio Franco – Martínez Segovia y Asociados (estructura), Herbert Resch - Zumtobel Group Lightning SE (iluminación), Elektro Zenhäusern Leander (electricidad), Forstbetrieb Visp und Umgebung.

Paneles presentados