X
Este sitio web utiliza cookies de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Voz: Judith Butler

«El espacio público se está encogiendo, vendiendo o siendo monitorizado»
Judith Butler es una de las voces destacadas que han pasado por el CCCB y nos ha dejado su valiosa reflexión sobre el espacio público.

[Duración: 00:04:15 | Idioma: Inglés]

Espacios compartidos registró esta conversación con Judith Butler el 5 de noviembre de 2015, cuando visitó el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) con motivo de su conferencia «Cuerpos que aún importan», el 5 de noviembre de 2015, dentro del marco de la exposición del CCCB «+Humanos», para reflexionar sobre el futuro inmediato que espera a nuestra especie.

En la pregunta sobre cuál cree que es la situación del espacio público, Butler alerta de la privatización, reflexionando que «la idea de un espacio donde cualquier persona pueda reunirse formal o informalmente cada vez es más difícil». Para ejemplificarlo, habla de «Occupy Gezi». Según Butler, cuando este espacio icónico de los movimientos y representaciones políticos de Turquía fue vendido a la industria privada, los turcos lo vivieron como una gran ofensa y «se dieron cuenta de que la democracia se encontraba de alguna forma en peligro si no tenían un espacio público donde reunirse». Concluye contundentemente que «Cuantos más espacios se privatizan, menos libertad de reunión hay. Y dudo que podamos tener democracia sin libertad de reunión»

En cuanto su espacio preferido, Butler habla de la piscina pública que visita a menudo. Se trata de un equipamiento accesible para todos - física y económicamente - y valora su valor democratizador e igualitario: Hay gente que la usa para ducharse, otros para nadar y en general es un lugar diverso donde diferentes colectivos pueden encontrarse y estar en contacto. Butler lamenta que por razones de austeridad se hayan cerrado varios de estos equipamentos y afirma que allí se siente parte de un colectivo de forma anónima: «Somos de edades, tamaños y colores diferentes [...] no sé los nombres de estas personas [...] pero intentamos vivir nuestras vidas corpóreas como podemos. Y eso me hace apreciar la esfera pública diariamente»

Guillem Pujadas Jané