X
Este sitio web utiliza cookies de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ciudad: Kiev

  • 3_10.jpg
Kiev es un ejemplo de ciudad que se suma al movimiento de recuperación de espacios públicos urbanos que ha tenido lugar en Europa durante las dos últimas décadas. En concreto destaca el Jardín de los Cien Celestiales, mención especial de la edición 2016 del premio.
Durante años, el uso de un solar vacío como vertedero a pocas calles de la plaza de la Independencia, en pleno centro histórico de Kiev, constituyó un síntoma flagrante del desprecio que la capital ucraniana tiene hacia el espacio público. En febrero de 2014, durante los días más crudos de la Revolución de la Dignidad —también conocida como EuroMaidan, literalmente, «plaza de Europa»—, algunos activistas retiraron la valla metálica que lo rodeaba para levantar barricadas y defenderse de la policía. La brutalidad con la que las autoridades reprimieron las protestas se saldó con cientos de muertos y heridos. Al cabo de una semana, los vecinos de los alrededores del solar decidieron ocuparlo para reunirse en él y seguir debatiendo qué reformas democráticas requería Ucrania.

La voluntad de los ocupantes era convertir el vertedero en un jardín saneado y agradable que mantuviera vivo el recuerdo del centenar largo de víctimas de la violencia policial. Bautizado como el jardín de los «Cien celestiales», el lugar tenía que conciliar la función meramente conmemorativa con actividades lúdicas y creativas que invitaran a compartir la vida cotidiana. El lema «ni lágrimas ni velas, solo acción» inspiraba un lugar que se quería transformar mediante la coproducción y la autogestión comunitarias, con la ayuda de la ONG Misto-sad pero sin ninguna injerencia por parte de las autoridades.

Pulsar este enlace para ver la descripción completa de la en el archivo.


Imágenes  (6)